Quebranto & Melancolía

Quebranto & Melancolía Ipodeasta. Mago del Click Whell. Maestro del Plagio y del Copy Paste. Rockstar de la Procrastinación. Burlón Imperial. Barbajan con ínfulas de Caballero Jedi. Volador de Papantla frustrado. Bardo del viento porque en el aire las compongo. Payaso de mirada desgobernada de turbios origenes cuya paternidad va de Mick Jagger al Señor Miyagi.
Pésimo equilibrista entre lo cagado y lo cagante. Un fanfarrón con libre albedrío que cree que es borracho por su propia voluntad. 

Lo que debería hacer cuando alguien conocido esta llorando

Reblogged from upsipop

upsipop:

image

Lo que en realidad hago

image

image

image

Me asomé otra vez a la ventana
a ver si tocabas la puerta.
No era nadie. Todos los vecinos
saben que te estoy esperando.
Bonifaz Nuño.
I
Creo que he desarrollado una fijación insana hacia el whatsapp. Me sorprendo en las madrugadas checando si no has mandado algún mensaje. Con tristeza veo como tu contacto va bajando cada vez más en las listas del chat. Esa misma fijación la tengo cada vez que coincidimos en el desayuno y te miro y espero en vano a que una pequeña sonrisa se dibuje en tu rostro o una mirada secreta se fuge. He intentado tomar la iniciativa pero la idea de ser tomado por una persona obsesiva me detiene. ¿En el ámbito de la psiquiatría esto calificaría como una psicosis? me pregunto frente al espejo mientras cepillo mis dientes. El reflejo tiene a bien contestarme: Creo que un trastorno afectivo sería un dictamen más justo. -¿un trastorno afectivo?, pero…- agrego. Claro, aunque en tu caso lo difícil sería saber si eres bipolar, tripolar o tripendejo; aunque puede que simplemente seas un cobarde.
II.
Hoy me he levantado con fiebre y me preocupa demasiado no acordarme de la forma de la luna. Aunque renuente he decidido ir al médico después de haber vomitado un líquido viscoso con sabor a ajenjo. Me han diagnosticado cólera, o eso me dijo el Dr. Ariza antes de salir volando por la ventana del consultorio. Cómo no me fío del sistema nacional de salud, he pedido una segunda opinión con un doctor muy simpático que bailaba afuera de una farmacia. Me ha prescrito las primeras 3 temporadas del Dr. House para que yo mismo resuelva el problema.
III.
La verdad es que no me gusta el béisbol, pero he de confesar que  las tardes frente al televisor en compañía del abuelo viendo todo acontecimiento deportivo se transformaban en eventos de singular alegría. La serie mundial era algo que no se perdonaba. No sin entusiasmo comprendí las reglas del mal llamado rey de los deportes al tiempo que “el ancestro” (una vez le llame así y mis dientes quedaron advertidos) equiparaba este deporte con la vida. Al final tenía razón. He visto como la vida de muchos se parece a esos soporíferos encuentros o como mi vida tan ordinaria se torna tan amena como un partido molero siempre que cuentes con una cerveza en la mano. El cortejo amoroso no se salva de la metáfora beisbolera, uno es esa bola que surca el aire impulsado por el deseo y espera caer en el blando guante del catcher. Pero antes se tendrá que pasar por la firme vigilancia de un implacable bat. Uno se avienta, cierra los ojos y ruega por que aquello no sea un humillante home run.
IV.
"Tu no tienes perdón" escucho decir al parroquiano que tengo a mi lado y ríe. Entonces reparo  que estaba tarareando de manera espantosamente visible la canción que resuena en el local. No sé quien es pero bien puede tratarse de Thalia, Dulce, o Carmela y Rafael. Me hundo de manera taciturna en mi trago y finjo no darme cuenta de nada. ¿En que momento dejo de sonar José Alfredo en estos lugares? Busco en mi sudadera el celular para comprobar que no me has mandado mensaje. Maldita sea me digo y empiezo a contar hasta diez cada dos segundos hasta recuperar el aliento. Una excelente medida que he implementado para evitar pensar en ti. Abro el paraguas justo después de cerrar la puerta. De camino a casa paso por el deportivo. A lo lejos veo el vació campo de beis. Entonces me viene aquella frase que dice:
En el béisbol a veces ganas, a veces pierdes y a veces
sólo
llueve. 
It’s Raining by Irma Thomas on Grooveshark

Me asomé otra vez a la ventana

a ver si tocabas la puerta.

No era nadie. Todos los vecinos

saben que te estoy esperando.

Bonifaz Nuño.

I

Creo que he desarrollado una fijación insana hacia el whatsapp. Me sorprendo en las madrugadas checando si no has mandado algún mensaje. Con tristeza veo como tu contacto va bajando cada vez más en las listas del chat. Esa misma fijación la tengo cada vez que coincidimos en el desayuno y te miro y espero en vano a que una pequeña sonrisa se dibuje en tu rostro o una mirada secreta se fuge. He intentado tomar la iniciativa pero la idea de ser tomado por una persona obsesiva me detiene. ¿En el ámbito de la psiquiatría esto calificaría como una psicosis? me pregunto frente al espejo mientras cepillo mis dientes. El reflejo tiene a bien contestarme: Creo que un trastorno afectivo sería un dictamen más justo. -¿un trastorno afectivo?, pero…- agrego. Claro, aunque en tu caso lo difícil sería saber si eres bipolar, tripolar o tripendejo; aunque puede que simplemente seas un cobarde.

II.

Hoy me he levantado con fiebre y me preocupa demasiado no acordarme de la forma de la luna. Aunque renuente he decidido ir al médico después de haber vomitado un líquido viscoso con sabor a ajenjo. Me han diagnosticado cólera, o eso me dijo el Dr. Ariza antes de salir volando por la ventana del consultorio. Cómo no me fío del sistema nacional de salud, he pedido una segunda opinión con un doctor muy simpático que bailaba afuera de una farmacia. Me ha prescrito las primeras 3 temporadas del Dr. House para que yo mismo resuelva el problema.

III.

La verdad es que no me gusta el béisbol, pero he de confesar que  las tardes frente al televisor en compañía del abuelo viendo todo acontecimiento deportivo se transformaban en eventos de singular alegría. La serie mundial era algo que no se perdonaba. No sin entusiasmo comprendí las reglas del mal llamado rey de los deportes al tiempo que “el ancestro” (una vez le llame así y mis dientes quedaron advertidos) equiparaba este deporte con la vida. Al final tenía razón. He visto como la vida de muchos se parece a esos soporíferos encuentros o como mi vida tan ordinaria se torna tan amena como un partido molero siempre que cuentes con una cerveza en la mano. El cortejo amoroso no se salva de la metáfora beisbolera, uno es esa bola que surca el aire impulsado por el deseo y espera caer en el blando guante del catcher. Pero antes se tendrá que pasar por la firme vigilancia de un implacable bat. Uno se avienta, cierra los ojos y ruega por que aquello no sea un humillante home run.

IV.

"Tu no tienes perdón" escucho decir al parroquiano que tengo a mi lado y ríe. Entonces reparo  que estaba tarareando de manera espantosamente visible la canción que resuena en el local. No sé quien es pero bien puede tratarse de Thalia, Dulce, o Carmela y Rafael. Me hundo de manera taciturna en mi trago y finjo no darme cuenta de nada. ¿En que momento dejo de sonar José Alfredo en estos lugares? Busco en mi sudadera el celular para comprobar que no me has mandado mensaje. Maldita sea me digo y empiezo a contar hasta diez cada dos segundos hasta recuperar el aliento. Una excelente medida que he implementado para evitar pensar en ti. Abro el paraguas justo después de cerrar la puerta. De camino a casa paso por el deportivo. A lo lejos veo el vació campo de beis. Entonces me viene aquella frase que dice:

En el béisbol a veces ganas, a veces pierdes y a veces

sólo

llueve. 

It’s Raining by Irma Thomas on Grooveshark

Nikola Tesla desarrolló el famoso motor de corriente alterna de arranque automático al caminar en un parque de Budapest sumergido en la lectura de un pasaje de Goethe. Una visión de un campo magnético giratorio le llego de golpe y porrazo.
El descubrimiento y la invención. A veces son quemadura lenta y a veces son llamarada espectacular. Hasta las musas de la razón se guían por la anarquía. 
No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.
No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.
No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.

Nikola Tesla desarrolló el famoso motor de corriente alterna de arranque automático al caminar en un parque de Budapest sumergido en la lectura de un pasaje de Goethe. Una visión de un campo magnético giratorio le llego de golpe y porrazo.

El descubrimiento y la invención. A veces son quemadura lenta y a veces son llamarada espectacular. Hasta las musas de la razón se guían por la anarquía. 

No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.

No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.

No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.

MARIA RUBINKE.

The Danish artist Maria Rubinke works with the classic porcelain figure, where she allows the incomprehensible and chaotic in the human subconscious to rise to the surface. The pure white porcelain surface attracts the gaze of the viewer, but at the same time distorts our presuppositions when the small porcelain girls are slowly broken down and subjected to contrast-filled madness. They sink down and seem to drown in the thick mud of the bog and are fatally bitten by a snake. Like the Surrealists, Maria Rubinke thematizes the complexity of the human psyche and works in a formal idiom all her own.


Bicioficio.

Serie de bicicletas diseñadas por estudiantes de la Universidad Centro de Diseño, Cine y Televisión, inspiradas en un oficio.

Falto la del Ingeniero Civil, con un letrero que diga: No se hacen albercas.. Jaaaa. (en referencia a mi primo que es uno de tantos ingenieros que no tienen idea de como hacer una alberca pero que le atora duro a la cleta)

acá la Cumbia de las biclas!!!

Genevieve Morton.

Wow!

Cómo reinterpretar un clásico y no morir en el intento.

"No es la celebrada Giselle, la ingenua joven campesina seducida y engañada por un elegante Duque, amada hasta la posesión por un rudo guardabosque, admirada primero y rechazada después por una corte de nobles y arropada por un grupo de campesinos. Tampoco es la loca de turno de un pueblo pobre y rústico; es, sobre todas las cosas, amor"

Mats Ek ya un héroe personal, nos sorprende con una Giselle lejana a su concepción. Sin renunciar al clásico nos entrega a una chica más fuerte, más independiente, tal vez hasta más humana. Cambia el cementerio por un manicomio. Una Giselle ya fuera de si. Robada de este mundo para siempre. Vemos a un Albrecht bailando para lograr lo imposible, traer de vuelta a su amada.. el resultado; Un duque que cada vez esta más cerca de la locura.

Hay que ser un animal para no ver el amor y la entrega que hay en toda la coreografía. De los tutús románticos a camisas de fuerzas esta Giselle es más terrenal pero no menos grande.  Como los grandes Ek crea una atmósfera propia de nuestro siglo. Creando un lenguaje propio el artista se mueve en una historia para todos los días. Su Giselle enamora. Su interpretación del clásico seduce.

Como forjar un clásico y no morir en el intento.

por qué Giselle decide salvar a Albrecht será siempre un enigma para mi. 

Las preguntas que jamas serán respondidas. Todos los ingredientes para hacer una historia para todos los tiempos. Sacrificio y belleza tomados de la mano. Una música sublime. Al final… el único ingrediente que logra unir y darle coherencia, es el amor. Me sobrepasa y me encanta… Lo sobrenatural llevado con elegancia… puta madre. Como un sueño retorcido de Tim Burton. 

Reblogged from is-kristo

nadie sabe..

entonces saco mi rifle de chinanpinas…

Es una obra de arte…

todos corren hacia la nada…

Corrijo,

mi mejor día es hoy…

Y los padres se devoran a sus hijos.

y las madres hacen lo que tienen que hacer.

pausa.

Y simplemente me gusta que me sigas la corriente.

alguien dice: ¿Hola?

Twin Peaks Theme
Angelo Badalamenti
Twin Peaks

"Claro que tu lado cama es mejor, ahí se respira bien y en las noches de calor tiene la mejor ventilación y entra el fresco y te mueve  el cabello. En tu lado de la cama se sueña más vivido y los colores son refulgentes, sueñas selvas, cascadas y montañas, sueñas universos, galaxias y lunas, sueñas mar. En tu lado de la cama se respira paz y llueve calma."

Cuando te fuiste le hable a tu lado de cama… 

"Un bosque… un bosque arbolado, cerrado. La mano del señor costal. Christian… Christian…" 

Como no creo en los fantasmas me acosté en tu lado.

La luna no ha vuelto a salir.

supe entonces porque… (o me lo imagino)

Pinchi puto le digo… dije que se respira paz y llueve calma…

Ahora tengo un garrafon de gasolina y unos cerillos.

Algo se mueve detrás de mi.

El miedo se apodera de mi ser pero logro pasarme a mi lado de la cama.