Quebranto & Melancolía

Quebranto & Melancolía Ipodeasta. Mago del Click Whell. Maestro del Plagio y del Copy Paste. Rockstar de la Procrastinación. Burlón Imperial. Barbajan con ínfulas de Caballero Jedi. Volador de Papantla frustrado. Bardo del viento porque en el aire las compongo. Payaso de mirada desgobernada de turbios origenes cuya paternidad va de Mick Jagger al Señor Miyagi.
Pésimo equilibrista entre lo cagado y lo cagante. Un fanfarrón con libre albedrío que cree que es borracho por su propia voluntad. 

Reblogged from sheisapsychopath

Mi idea de las alas del deseo.

Reblogged from venisinfurs

Saaaaquen!

Drugs Under The Microscope

(Fuente: ifimeanalottoyou)

"Hace veinte años inicié este programa con el fin de comunicarme con mis hijas a quienes se habían llevado lejos de mi y considere al Radio como la mejor forma de comunicarles los mejores poemas, textos literarios y canciones que iba descubriendo". Así expresó la voz entrañable y distintiva de Radio Universidad, Guillermo Henry; quien ayer llevo a cabo la última emisión de RADIO ETIOPÍA. Bandas y poetas invitados, pero fue inevitable una atmósfera de tristeza. 
Henry convirtió a generaciones de escuchas en sus hijos e hijas. Sería el año de 1997 cuando escuche por primera vez a Guillermo en esos sábados donde el 96.1 daba unos verdaderos banquetes musicales: Panorama del Jazz de Roberto Aymes, Radio Etiopía y Ex-perimento de Aldo Altamirano. Había de todo en Etiopía, pero predomino en sus inicios la generación Beat y los poetas malditos, combinados con el rock de los 60s y 70s. Una receta explosiva que llegue a vivir cuando conocí al locutor en un aniversario del programa celebrado en el Bar “La Perla”  del Centro Histórico. Esa noche, alterno con una mujer linda y en paños menores que salía a leer obras de Blake, Baudelarie, Poe, Ginsberg pero Henry fue para mi la encarnación de Dean Moriarty, jamas vi a un güey tan loco por las palabras. Había un buen de chupe y gente rarísima esnifando con alegría. Henry se subía a un escenario que parecía hecho para el pool dance y con sus hojas sueltas leía lento por momentos y rabioso y arrebatado en las partes climáticas de los textos. Fue revelador conocer a alguien que sintiera esa locura que a veces despertaba en mi la literatura. Buenos recuerdos y grandes enseñanzas. Mi gran fervor por Dylan y esa sobrecogimiento que aún me causa “Letanías de Satán” vienen seguramente de la gran viaje que fue Radio Etiopía sólo por enunciar algunas por que nunca terminaría.
Espero que pronto lo vuelva a encontrar en “La Costa” para disfrutar de su charla con unos buenos quiebres de mezcal y darle rienda al lado popero con música de She & Him.
Gracias por todo don Guillermo y espero que siga descubriendo espacios para la Poesía.
… una noche, senté a la Belleza en mis rodillas.
-Y la encontré amarga.
-Y la injuriéeeee!!!
Radio Ethiopia by Patti Smith Group on Grooveshark

"Hace veinte años inicié este programa con el fin de comunicarme con mis hijas a quienes se habían llevado lejos de mi y considere al Radio como la mejor forma de comunicarles los mejores poemas, textos literarios y canciones que iba descubriendo". Así expresó la voz entrañable y distintiva de Radio Universidad, Guillermo Henry; quien ayer llevo a cabo la última emisión de RADIO ETIOPÍA. Bandas y poetas invitados, pero fue inevitable una atmósfera de tristeza. 

Henry convirtió a generaciones de escuchas en sus hijos e hijas. Sería el año de 1997 cuando escuche por primera vez a Guillermo en esos sábados donde el 96.1 daba unos verdaderos banquetes musicales: Panorama del Jazz de Roberto Aymes, Radio Etiopía y Ex-perimento de Aldo Altamirano. Había de todo en Etiopía, pero predomino en sus inicios la generación Beat y los poetas malditos, combinados con el rock de los 60s y 70s. Una receta explosiva que llegue a vivir cuando conocí al locutor en un aniversario del programa celebrado en el Bar “La Perla”  del Centro Histórico. Esa noche, alterno con una mujer linda y en paños menores que salía a leer obras de Blake, Baudelarie, Poe, Ginsberg pero Henry fue para mi la encarnación de Dean Moriarty, jamas vi a un güey tan loco por las palabras. Había un buen de chupe y gente rarísima esnifando con alegría. Henry se subía a un escenario que parecía hecho para el pool dance y con sus hojas sueltas leía lento por momentos y rabioso y arrebatado en las partes climáticas de los textos. Fue revelador conocer a alguien que sintiera esa locura que a veces despertaba en mi la literatura. Buenos recuerdos y grandes enseñanzas. Mi gran fervor por Dylan y esa sobrecogimiento que aún me causa “Letanías de Satán” vienen seguramente de la gran viaje que fue Radio Etiopía sólo por enunciar algunas por que nunca terminaría.

Espero que pronto lo vuelva a encontrar en “La Costa” para disfrutar de su charla con unos buenos quiebres de mezcal y darle rienda al lado popero con música de She & Him.

Gracias por todo don Guillermo y espero que siga descubriendo espacios para la Poesía.

… una noche, senté a la Belleza en mis rodillas.

-Y la encontré amarga.

-Y la injuriéeeee!!!

Radio Ethiopia by Patti Smith Group on Grooveshark

Reblogged from upsipop

(Fuente: sjb)

Querido Amadeus.
Hoy le he regalado a mi hija una recopilación de oberturas de tus queridas óperas en petroleo. Me he tomado la licencia de escribirte aunque sé que en Tanger no terminamos de la mejor manera. Te manda a saludar el Comendador. Sabrás que hace poco fue mi aniversario treinta y cuatro, pero sé que a los inmortales les vale verga si no es un festejo de cien años o un pedo parecido. Me disculpo si no he contestado tus mensajes del WP pero Papagena me ha prohibido rotundamente hacerlo. Estarás contento con el resultado del pasado mundial, aunque sé que dirás que no te interesa otra cosa que no sea la NFL. La otra vez en la Condesa creí reconocerte en algo de Noise que pusieron en una fiesta. Sé que te caga que te lo diga, pero aún sigo pensando… ok. No lo diré. Espero que algún día te animes a pasear tu milagroso trasero por acá. 
con Amor,
C.

Querido Amadeus.

Hoy le he regalado a mi hija una recopilación de oberturas de tus queridas óperas en petroleo. Me he tomado la licencia de escribirte aunque sé que en Tanger no terminamos de la mejor manera. Te manda a saludar el Comendador. Sabrás que hace poco fue mi aniversario treinta y cuatro, pero sé que a los inmortales les vale verga si no es un festejo de cien años o un pedo parecido. Me disculpo si no he contestado tus mensajes del WP pero Papagena me ha prohibido rotundamente hacerlo. Estarás contento con el resultado del pasado mundial, aunque sé que dirás que no te interesa otra cosa que no sea la NFL. La otra vez en la Condesa creí reconocerte en algo de Noise que pusieron en una fiesta. Sé que te caga que te lo diga, pero aún sigo pensando… ok. No lo diré. Espero que algún día te animes a pasear tu milagroso trasero por acá. 

con Amor,

C.

Reblogged from brandedtofilm

la paleta de colores es adorable.

Tan bella, tan personal y completamente universal.

Reblogged from gasstation

ojitos de corazón. 

Maldita comic con!!

(Fuente: -rorygilmore)

Lo que debería hacer cuando alguien conocido esta llorando

Reblogged from upsipop

upsipop:

image

Lo que en realidad hago

image

image

image

Me asomé otra vez a la ventana
a ver si tocabas la puerta.
No era nadie. Todos los vecinos
saben que te estoy esperando.
Bonifaz Nuño.
I
Creo que he desarrollado una fijación insana hacia el whatsapp. Me sorprendo en las madrugadas checando si no has mandado algún mensaje. Con tristeza veo como tu contacto va bajando cada vez más en las listas del chat. Esa misma fijación la tengo cada vez que coincidimos en el desayuno y te miro y espero en vano a que una pequeña sonrisa se dibuje en tu rostro o una mirada secreta se fuge. He intentado tomar la iniciativa pero la idea de ser tomado por una persona obsesiva me detiene. ¿En el ámbito de la psiquiatría esto calificaría como una psicosis? me pregunto frente al espejo mientras cepillo mis dientes. El reflejo tiene a bien contestarme: Creo que un trastorno afectivo sería un dictamen más justo. -¿un trastorno afectivo?, pero…- agrego. Claro, aunque en tu caso lo difícil sería saber si eres bipolar, tripolar o tripendejo; aunque puede que simplemente seas un cobarde.
II.
Hoy me he levantado con fiebre y me preocupa demasiado no acordarme de la forma de la luna. Aunque renuente he decidido ir al médico después de haber vomitado un líquido viscoso con sabor a ajenjo. Me han diagnosticado cólera, o eso me dijo el Dr. Ariza antes de salir volando por la ventana del consultorio. Cómo no me fío del sistema nacional de salud, he pedido una segunda opinión con un doctor muy simpático que bailaba afuera de una farmacia. Me ha prescrito las primeras 3 temporadas del Dr. House para que yo mismo resuelva el problema.
III.
La verdad es que no me gusta el béisbol, pero he de confesar que  las tardes frente al televisor en compañía del abuelo viendo todo acontecimiento deportivo se transformaban en eventos de singular alegría. La serie mundial era algo que no se perdonaba. No sin entusiasmo comprendí las reglas del mal llamado rey de los deportes al tiempo que “el ancestro” (una vez le llame así y mis dientes quedaron advertidos) equiparaba este deporte con la vida. Al final tenía razón. He visto como la vida de muchos se parece a esos soporíferos encuentros o como mi vida tan ordinaria se torna tan amena como un partido molero siempre que cuentes con una cerveza en la mano. El cortejo amoroso no se salva de la metáfora beisbolera, uno es esa bola que surca el aire impulsado por el deseo y espera caer en el blando guante del catcher. Pero antes se tendrá que pasar por la firme vigilancia de un implacable bat. Uno se avienta, cierra los ojos y ruega por que aquello no sea un humillante home run.
IV.
"Tu no tienes perdón" escucho decir al parroquiano que tengo a mi lado y ríe. Entonces reparo  que estaba tarareando de manera espantosamente visible la canción que resuena en el local. No sé quien es pero bien puede tratarse de Thalia, Dulce, o Carmela y Rafael. Me hundo de manera taciturna en mi trago y finjo no darme cuenta de nada. ¿En que momento dejo de sonar José Alfredo en estos lugares? Busco en mi sudadera el celular para comprobar que no me has mandado mensaje. Maldita sea me digo y empiezo a contar hasta diez cada dos segundos hasta recuperar el aliento. Una excelente medida que he implementado para evitar pensar en ti. Abro el paraguas justo después de cerrar la puerta. De camino a casa paso por el deportivo. A lo lejos veo el vació campo de beis. Entonces me viene aquella frase que dice:
En el béisbol a veces ganas, a veces pierdes y a veces
sólo
llueve. 
It’s Raining by Irma Thomas on Grooveshark

Me asomé otra vez a la ventana

a ver si tocabas la puerta.

No era nadie. Todos los vecinos

saben que te estoy esperando.

Bonifaz Nuño.

I

Creo que he desarrollado una fijación insana hacia el whatsapp. Me sorprendo en las madrugadas checando si no has mandado algún mensaje. Con tristeza veo como tu contacto va bajando cada vez más en las listas del chat. Esa misma fijación la tengo cada vez que coincidimos en el desayuno y te miro y espero en vano a que una pequeña sonrisa se dibuje en tu rostro o una mirada secreta se fuge. He intentado tomar la iniciativa pero la idea de ser tomado por una persona obsesiva me detiene. ¿En el ámbito de la psiquiatría esto calificaría como una psicosis? me pregunto frente al espejo mientras cepillo mis dientes. El reflejo tiene a bien contestarme: Creo que un trastorno afectivo sería un dictamen más justo. -¿un trastorno afectivo?, pero…- agrego. Claro, aunque en tu caso lo difícil sería saber si eres bipolar, tripolar o tripendejo; aunque puede que simplemente seas un cobarde.

II.

Hoy me he levantado con fiebre y me preocupa demasiado no acordarme de la forma de la luna. Aunque renuente he decidido ir al médico después de haber vomitado un líquido viscoso con sabor a ajenjo. Me han diagnosticado cólera, o eso me dijo el Dr. Ariza antes de salir volando por la ventana del consultorio. Cómo no me fío del sistema nacional de salud, he pedido una segunda opinión con un doctor muy simpático que bailaba afuera de una farmacia. Me ha prescrito las primeras 3 temporadas del Dr. House para que yo mismo resuelva el problema.

III.

La verdad es que no me gusta el béisbol, pero he de confesar que  las tardes frente al televisor en compañía del abuelo viendo todo acontecimiento deportivo se transformaban en eventos de singular alegría. La serie mundial era algo que no se perdonaba. No sin entusiasmo comprendí las reglas del mal llamado rey de los deportes al tiempo que “el ancestro” (una vez le llame así y mis dientes quedaron advertidos) equiparaba este deporte con la vida. Al final tenía razón. He visto como la vida de muchos se parece a esos soporíferos encuentros o como mi vida tan ordinaria se torna tan amena como un partido molero siempre que cuentes con una cerveza en la mano. El cortejo amoroso no se salva de la metáfora beisbolera, uno es esa bola que surca el aire impulsado por el deseo y espera caer en el blando guante del catcher. Pero antes se tendrá que pasar por la firme vigilancia de un implacable bat. Uno se avienta, cierra los ojos y ruega por que aquello no sea un humillante home run.

IV.

"Tu no tienes perdón" escucho decir al parroquiano que tengo a mi lado y ríe. Entonces reparo  que estaba tarareando de manera espantosamente visible la canción que resuena en el local. No sé quien es pero bien puede tratarse de Thalia, Dulce, o Carmela y Rafael. Me hundo de manera taciturna en mi trago y finjo no darme cuenta de nada. ¿En que momento dejo de sonar José Alfredo en estos lugares? Busco en mi sudadera el celular para comprobar que no me has mandado mensaje. Maldita sea me digo y empiezo a contar hasta diez cada dos segundos hasta recuperar el aliento. Una excelente medida que he implementado para evitar pensar en ti. Abro el paraguas justo después de cerrar la puerta. De camino a casa paso por el deportivo. A lo lejos veo el vació campo de beis. Entonces me viene aquella frase que dice:

En el béisbol a veces ganas, a veces pierdes y a veces

sólo

llueve. 

It’s Raining by Irma Thomas on Grooveshark

Nikola Tesla desarrolló el famoso motor de corriente alterna de arranque automático al caminar en un parque de Budapest sumergido en la lectura de un pasaje de Goethe. Una visión de un campo magnético giratorio le llego de golpe y porrazo.
El descubrimiento y la invención. A veces son quemadura lenta y a veces son llamarada espectacular. Hasta las musas de la razón se guían por la anarquía. 
No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.
No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.
No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.

Nikola Tesla desarrolló el famoso motor de corriente alterna de arranque automático al caminar en un parque de Budapest sumergido en la lectura de un pasaje de Goethe. Una visión de un campo magnético giratorio le llego de golpe y porrazo.

El descubrimiento y la invención. A veces son quemadura lenta y a veces son llamarada espectacular. Hasta las musas de la razón se guían por la anarquía. 

No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.

No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.

No sé lo que quiero pero sé obtenerlo.